13 E | CONOCE NUESTRA NUEVA SEÑAL

Entretención a toda hora

Yo Cocino con Natalia Duco

  • Yo Cocino con Natalia Duco
  • Capítulos

Yo Cocino / Capítulo 8 / Picoteo bomba

En un nuevo capítulo de Yo Cocino, la conductora Natalia Ducó citó a dos grandes entrevistados. Hablamos del deportista Sebastián Keitel y del chef Kurt Schmidt.

Ambos dieron a conocer aspectos inéditos de sus vidas, se refirieron a su presente y acompañaron a Natalia a cocina la receta del día, esta vez una tabla para picar con exquisitos sabores para sorprender a cualquier invitado.

Quien llamó la atención a la hora de hablar de uno de sus proyectos sin fines de lucro y más exitosos en su carrera, fue Kurt, quien reveló todo sobre la fundación que formó junto a otros proesionales como la jurado de MasterChef Fernanda Fuentes.

Por su lado Natalia Ducó sorprendió con una de sus famosas recetas para impactar a quienes nos visitan en medio de una jornada de cocktails y conversación.

Hablamos de una exquisita tabla la cual lleva por nombre "picoteo bomba" porque no solo nos satisface y nos hace sentir distintos sabores, todos sabrosos, sino que además nos lleva a pasarlo increíble, o "bomba", como su nombre lo dice.

Kurt Schmidt se refiere a la fundación que formó junto a otros chef

"Soy un puente, un facilitador hoy en día. Y eso lo pongo en distintas situaciones", explicó inicialente Kurt sobre su aporte como persona en su rubro.

"Teníamos las herrmaientas, teníamos los contactos y yo ya llevaba tres años tratando de hacer la fundación y tuve dos fracasos", señaló a Natalia Ducó.

"En marzo del año pasado, con los mismos socios de la fundación, que todos somos del rubro restaurantes, turismo, dijos "oye ahora sí que estamos hasta las huevas ¿qué hacermos? hagamos lo que sabemos hacer"", expresó sobre cómo surgió esta idea de organización para que personas vulnerables pudieran alimentarse.

yo cocino

"Estamos dando aproximadamente 10 mil platos de comida al mes, es impresionante. Abrimos en Argentina, Perú, esto ha sido una explosion. Si esto fuera un negocio, sería millonario", expresó.

¿Y cómo se sostiene todo este proyecto? peguntó Natalia, a lo que Kurt respondió: "Donaciones de empresas y privados. Esos fondos pasaban a un restaurante, el restaurante pagaba sus costos y eso el restaurante lo llevaba a una olla común".

"O sea beneficiábamos a un pequeño productor, a un restaurante para pagar unos sueldos y despues a la olla común", explicó.

"No solo salvamos la industria (...) logramos activar ollas comunes, que fue maravilloso", dijo con orgullo.