Veinteañero a los 40

Entrevista con

Hernán Contreras, el galán rasta de 20añero a los 40

Me gusta esta nota

¿Cómo sientes que ha sido tu paso por la tele?

Siempre ha sido una buena experiencia. En cada teleserie que he estado me ha tocado un equipo con el que he aprendido mucho; con algunos me he sentido más cómodo que con otros, pero siempre he sentido que ha pasado bajo perfil mi participación, eso sí recibiendo comentarios de que les ha gustado lo que he hecho.

Llegué al 13, me llamaron para hacer “Mamá Mechona”, fue entretenida esa teleserie, fue juvenil. Ahí aprendí harto con la Sigrid, Álvaro Espinosa. Siempre me pasa que me llevo bien con el equipo y ha sido entretenido trabajar. 

Ahora me tocó este personaje que es bien distinto a mí, de partida por la imagen que tiene que es demasiado llamativa y el impacto al ver este personaje con los rastas, no se había visto antes en teleseries.

La gente cree que los rastas son reales y algunas se decepcionan al ver mis fotos sin ellos jaja. Es bien entretenido el personaje y el hecho de tener un hijo, yo no soy papá, entonces aprender a cómo relacionarme con un hijo ha sido interesante. 

¿Qué prefieres: las tablas o la tele?

La verdad es que me gusta todo y como todas las cosas tienen sus pro y sus contra. En teatro por ejemplo lo rico es la experiencia del proceso creativo, los meses de ensayo, el cuidado que se les da a las obras u otras obras que hay que hacerlas muy rápido, en dos semanas tienes que aprenderte un personaje y darle y es la experiencia en vivo de no equivocarte, de acordarte de todos los textos, relacionarte con tu compañero, ayudar a tu compañero y que él también te ayude a ti, eso es entretenido, cosa que también pasa en la televisión, pero uno tiene la opción de repartir si se equivoca, entonces no es tanto el vértigo. Pero lo que tiene el teatro es que también cuesta mucho hacer una obra que sea un éxito, entonces muchas veces no hay retribución en la pega que uno hace.

Y la televisión, uno tiene mayor respuesta por parte de la gente, la gente te felicita, la gente te reconoce y eso es lo rico que tiene la tele, que la gente se puede acercar, te puede hablar por las redes sociales, en instagram, en twitter y te pueden decir que les gusta tu trabajo y eso es súper rico, es lo mejor que tiene la televisión, uno se siente bien.

¿Cómo ha sido el tema de la exposición?

Pasa algo interesante. Como estoy con los rasta la gente no me reconoce o  me reconoce poco, es más por las redes sociales. En la calle puedo ir tranquilo porque es poca la gente que me mira como “Yo a él lo he visto”, como que mi cara les parece conocida o la voz, pero no me reconocen como Hernán. 

Cuando voy con rasta  por la calle, por ejemplo, a almorzar, ahí dicen “Ahh, él” jaja.

Pero más que nada lo he vivido en redes sociales, hace poco me hice un instagram (@hernano.c) y la respuesta de la gente, las manifestaciones de buena onda, de cariño, han sido hartas, entonces es rico, no lo tomo como algo malo, es porque estás haciendo bien tu trabajo o porque estás haciendo un buen proyecto y la gente lo agradece. 

¿Qué haz aprendido con el personaje de Gabriel?

He tratado de aprender a relajarme, el personaje tiene mucho de eso. Soy un poco mañoso, bien fome a veces jaja, pero este personaje tiene una forma de ser muy relajada que me llama la atención aprender de eso, a relajarse, a ser cariñoso, a ser sensible.

Me ha abierto mucho la sensibilidad este personaje, está tan consciente de todo lo que le rodea que me he abierto a la posibilidad de relajarme y vivir más.

 



Capítulos completos

Más de Veinteañero a los 40

También te puede interesar