Entretención

Es feliz con que ella hace

Abuela de 71 años es furor en internet: es tiktoker y fanática de la música

Me gusta esta nota

Nancy Roqueta es una mujer de 71 años procedente de Argentina que durante el último tiempo ha alcanzado la fama máxima en internet: es tiktoker, cuenta con más de tres millones de seguidores y ama la música. 

"Es el mejor regalo que puedo tener, antes de mis ocurrencias me reía yo y nada más, ¿pero viste? Nunca así, tantas personas", declaró Nancy a la Agencia EFE. 

Tiktoker

Nancy Roqueta, la tiktoker argentina furor

Según se consigna, Roqueta es profesora de música jubilada. A raíz de la cuarentena por la pandemia del Covid-19 decidió instalar TikTok en su celular para crear videos graciosos. 

Las reproducciones se dispararon cuando la artista argentina Lali Espósito le comentó uno de sus gags y más tarde se multiplicaron exponencialmente cuando Camilo, autor de canciones como "Vida de rico" y "Bebé" y uno de los cantantes más populares de la actualidad, empezó a hacer varios microvídeos junto a ella.

"Él me dijo ‘quiero que cantes conmigo esta canción’, y yo le digo ‘bueno, voy a aprenderme la letra y lo hice y le encantó. Dice que yo soy su ‘tiktoker’ favorita", cuenta Roqueta entre risas.

Roqueta asegura que uno de sus sueños es conocer a Camilo en persona y hacer música juntos, aunque también le gustaría conocer a Lali Espósito. 

Desesperada por aprender

"Desesperación por aprender", ese es el autodiagnóstico que se da esta particular influencer de 71 años, una de las primeras adultas mayores latinoamericanas en generar una comunidad de seguidores en esa red social.

La tiktoker siempre ha tenido una gran hambre de aprender cosas nuevas. Un ejemplo claro es que cuando se jubiló, se inscribió de inmediato en la carrera de viola en la Universidad Nacional de Hurlingham.

Tiene dos hijos y cinco nietos, aunque su personalidad es con toda seguridad de las más jóvenes de la familia y asegura que extraña a su antigua orquesta, pero está feliz de ver a toda su familia. 

"Soy feliz con lo que hago", sentencia, otra vez con una sonrisa inquebrantable