Amor a la Catalán

Camilo Pacheco

Me gusta esta nota

Es un panadero de corazón, de clase trabajadora, hijo de un obrero de la construcción y una modesta cocinera. Sus padres viven en Laraquete, 20 kms al norte de Arauco. Llegó a Santiago a los quince años a cursar la enseñanza media, instalándose en la casa de su tía Marta, una esforzada y simpática costurera que tiene su “pyme”. A los 28 años fue padre con su polola de entonces, Loreto, una chica posesiva y de mal carácter. De esa tormentosa relación nació Laurita. Una niña encantadora que Camilo adora, pero que no puede visitar por una arbitraria decisión de Loreto.

Camilo ahora trabaja como ayudante en las Panaderías Catalán bajo las órdenes de Walter, con quien también juega en la liga de fútbol del barrio. Tiene fama de “bueno para el ala”, pero lo cierto es que sus únicas batallas son por causas nobles y por ayudar a los más desvalidos. Camilo sabe que la única forma de ser alguien en la vida es con un cartón bajo el brazo. Por eso se inscribió en Administración de Empresas, bajo una modalidad semipresencial. Su sueño es tener su propia amasandería. Es un romántico empedernido y el amor que le despierta Dafne es algo que difícilmente podrá arrancar de su corazón. La contempla como hipnotizado y aunque ella lo vea como un amigo, Camilo no pierde ocasión en hacerle ver la gran pareja que serían juntos; se relajan, ríen y divierten como si nada importara.

Capítulos completos

Más de Amor a la Catalán

También te puede interesar