Amor a la Catalán

Alexander Bedoya

Me gusta esta nota

Proviene de una familia numerosa, alegre pero con muchos problemas económicos. Un amigo le dijo que Chile era el paraíso terrenal, un lugar donde se pueden realizar los sueños y llevarlos más allá. Alexander no dudó en dejarlo todo y partir. Pero cuando llegó la situación a la que se enfrentó era diametralmente opuesta.

No encontró trabajo, no tenía donde dormir y lo rechazaban en todas partes por su color de piel. Encontró que el país era aburrido, clasista, xenófobo, etc. Aun así, no se echó a morir. Llegó a casa de Betsy donde ella a pesar de no admitir hombres, le arrienda una pieza hasta que encuentre otro alojamiento. Betsy logrará encontrarle trabajo como repartidor en la panadería y dejará que instale en su living un sillón de peluquería, donde atenderá mayoritariamente a mujeres.

 

Capítulos completos

Más de Amor a la Catalán

También te puede interesar