Nvidia Geforce RTX 2080 SUPER - Review - El siguiente nivel de GPU

Compartir
La tarjeta gráfica de Nvidia tiene un costo elevado, pero creemos que vale hasta el último peso.

Pese a que ya lleva algunos años en el mercado (salió en 2019), tuvimos la posibilidad de testear de primera fuente una de las tarjetas gráficas GeForce de nueva generación. Es de conocimiento público que, al menos en Chile, la pandemia afectó directamente el valor de las GPU no solo en las ventas de retail e importaciones, sino que sobre todo la reventa.

Esto provocó falta de stock de la línea RTX y por tanto, un aumento importante en el valor de tarjetas gráficas de un nivel inferior que a día de hoy todavía no se ha regularizado. Dicho esto, Nvidia nos entregó la posibilidad de testear una GeForce RTX 2080 SUPER, una de sus tarjetas gráficas de nueva generación estrenadas en 2019.

Lo primero que queremos destacar es que en Esports 13 no somos expertos en hardware; si bien acostumbramos a hacer reseñas y análisis de juegos no estamos acostumbrados a analizar piezas de PC, pero quisimos arriesgarnos y entregar nuevos tipos de contenido. Cualquier crítica constructiva que ayude a mejorar el entendimiento colectivo será bien recibida de nuestra parte.

Especificaciones de Nvida GeForce RTX 2080 SUPER

Nvidia CUDA Cores: 3072
Tamaño de la Memoria: 8GB GDDR6
Frecuencia base: 1650 Mhz
DirectX: 12
Conectividad: x1 HDMI 2.0, x3 Displayport 1.4, x1 USB Tipo C

No contamos con una mesa de pruebas en la que hacer diferentes comparaciones. Sin embargo, usamos el hardware que tenemos a mano en casa para hacer la prueba de la GPU en diferentes juegos. Las especificaciones del PC usado son:

Procesador: AMD Ryzen 7 3700x
Memoria: 32 GB de RAM
Almacenamiento: SSD NVMe M.2 de 1TB

Porque la presentación también es importante para los gamers, lo sabemos mejor que nadie. Venimos de una GTX 1660 Super; a la hora de recibir la caja y ver su diseño sobrio aunque algo futurista ya sabíamos que estábamos frente a una GPU muy diferente.

Pese a ser de un tamaño considerable, tiene un aspecto muy fino y sobrio, dejando de lado las texturas que se utilizaban en el frontis para una carcasa de aluminio pulido sumado al doble ventilador que, aunque no tenga nada que ver con el rendimiento, la hace destacar una vez instalada dentro de la torre.

Tiene 27 centímetros de largo por 10 cm de ancho y prácticamente 4 cm de grosor, al ponerla en posición vertical. Además, en medio del aluminio se puede apreciar una especie de stencil que la hace diferenciarse de sus hermanas con el “SUPER”, dando a entender que estamos frente a un producto de lo más premium.

Por razones obvias no abrimos la tarjeta para intrusear lo que estaba adentro, pero averiguamos que cada ventilador tiene un diámetro de 8.5 cm y un total de 13 aspas planas. De igual manera los ventiladores están funcionando de manera permanente a 1500 RPM pese a que no estemos jugando, donde aumentará su intensidad.

La contaminación acústica es casi imperceptible a estas alturas y se mantiene de esta forma al menos hasta las 2600 RPM, por lo que no afecta en demasía los ruidos molestos si estás en tu habitación.

Como comentamos en las especificaciones, esta GPU cuenta con un total de 5 puertos: un HDMI 2.0, tres entradas Displayport 1.4 y un último USB Tipo C, soportando así un total de cuatro monitores/televisores conectados en simultáneo. Hablando de pantallas, es importante realizar una inversión para aprovechar los rendimientos que ofrece la RTX 2080 SUPER, como 8K a 60 FPS, 4K a 60 FPS (asciende a más de 100 con ciertas configuraciones) y 2K a +120 FPS.

En las pruebas sintéticas realizadas con diferentes aplicaciones benchmark, la RTX 2080 SUPER arrojó un consumo de energía cercano a los 335W con el PC completo. Por otro lado, se mantiene bajo los 35°C en reposo, mientras que alcanzó los 75° de promedio siendo exigida a 4K sin RayTracing. Con todos los specs de los juegos más exigentes al máximo llegó a marcar temperaturas cercanas a los 80° con sonidos que ya podemos catalogar como molestos si estamos en silencio.

Por su parte, en las pruebas de rendimiento quisimos mantener en todo momento configuraciones que fueran jugables. En casos como Fórmula 1, por ejemplo, pudimos sacarle aún más rendimiento al PC en su conjunto, pero el sacrificio se haría en los FPS, donde harían el juego prácticamente injugable. Así mismo, no consideramos configuraciones que bajen de los 30 FPS, ya que nadie invertiría cerca de un millón de pesos para tener que jugar en esa calidad.

Battlefield V

Sin RayTracing en calidad 4K nos dio un promedio de 69 FPS en una partida online, mientras que en resolución 1920x1080 no bajó de los 146 FPS.

Con RayTracing en calidad 4K nos dio un promedio de 39 FPS en el modo online.

Fórmula 1 2021

En la resolución 1920x1080 promedió 151 FPS, mientras que en 4K con RayTracing desactivado se mantuvo por los 45 FPS.

Con RayTracing activado y en calidad 4K marcó 42 FPS de manera estable.

Escape from Tarkov

Quizás la prueba más decepcionante, ya que obtuvimos FPS extremadamente bajos aún en resolución 2K (2048x1080), oscilando entre los 30 hasta los 45 FPS y llegando a los 60 solo las veces en las que no estaba en medio de un enfrentamiento.

Fortnite

En resolución en 4K y todas las especificaciones marcadas en la casilla de épico anduvo por los 70FPS, aunque creemos que con un procesador más potente y 64GB de RAM puede seguir mejorando su rendimiento.

Resident Evil 2 Remake

Con la máxima calidad de texturas, mejoras de iluminación, resolución de 3840x2160, SMAA, suavizado y desenfoque en el movimiento marcó 61 FPS.

Assassins Creed: Valhalla

Uno de los juegos más exigentes del listado. Por el procesador que tenemos no logramos hacerlo correr a 4K de forma fluida, pero en 2K y todos los ajustes en Ultra HD le sacamos alrededor de 45 FPS. Bajando un poco la calidad de los gráficos pero manteniendo la resolución de 2048x1080 llegó hasta unos más que aceptables 105 FPS.

Como jugadores menos experimentados en el área del PC (y sin tener una referencia real sobre el rendimiento que puede alcanzar la línea 2000 de las RTX de Nvidia), quedamos encantados con la 2080 Super, ofreciendo una cantidad de configuraciones diferentes muy amplias para satisfacer los gustos técnicos de cualquier jugador. El diseño es un punto a favor, muy sobria y elegante, como si realmente se tratara de otra generación respecto a las GTX.

Pese a su elevado precio, supone mejoras evidentes frente a sus antecesoras como la RTX 2070 Super o la propia colección de 2080 Ti, FE o la normal. Casi dos años después de su lanzamiento, el precio sigue rondando los $700.000, precio que si bien es bastante elevado, lo encontramos justificado al comprarlo con los $350.000 a los que puedes conseguir una GTX 1660 Super a día de hoy, ya que la ganancia para aprovechar las resoluciones 2K y 4K son bastante más que el doble del valor.

Descubre la nueva Señal 13E

COMENTARIOS

MÁS NOTICIAS