Masacre en Texas: la desoladora reacción del entrenador de la NBA Steve Kerr

Compartir
Kerr se quebró tras un partido y dio un duro discurso contra la venta y uso de armas, pero también contra el Congreso de los Estados Unidos.

Conmocionado por el tiroteo masivo en Uvalde, Texas, el entrenador de los Golden State Warriors, Steve Kerr, evitó hablar sobre el partido que acababa de terminar contra los Dallas Mavericks. "No hablaré de baloncesto, hoy no importa, han matado a 14 niños a 400 millas de aquí, niños asesinados en una escuela", comenzó Kerr. Más tarde, la cifra de víctimas fatales ascendió a 21: de ellos sólo tres son adultos, el resto pertenece a alumnos de la escuela. 

"Estoy cansado, estoy tan cansado de sentarme aquí y ofrecer mis condolencias a las familias destrozadas, cansado de las excusas, de los minutos de silencio...¡Ya basta!", recriminó.


La posición de Kerr contra las armas no es nueva y tiene un costado  privado: su padre murió cuando el exjugador de la NBA tenía 19, en un atentado en la Universidad Americana de Beirut.

El planteo del entrenador no se quedó sólo en lamentar la tragedia. También cargó contra el Congreso de Estados Unidos por su negativa a tratar un nuevo paquete de leyes que controle la venta de armas, en especial a nivel personal: "Hay 50 senadores (republicanos) que rechazan votar un proyecto de ley que el Gobierno aprobó hace dos años. Lleva dos años parado y hay una razón por la que no votan a favor: para aferrarse a su poder ".

"Le pregunto a todos los senadores: ¿Van a poner vuestro propio deseo de poder por delante de la vida de los niños? Porque es lo que parece", reclamó. "No lo votan para mantenerse en el poder, es patético, es suficiente", recriminó Kerr, segundos antes de retirarse del micrófono, indignado. 

Descubre la nueva Señal 13T

COMENTARIOS