Científico chileno logra calcular “el número de la vida” con fórmula matemática

Compartir
Es capaz de predecir la esperanza de vida con una fórmula matemática propuesta en 1932.

En el mundo científico, la formulación matemática conocida como “ley del fuego de la vida” se refiere a la energía mínima que deben consumir los organismos vivientes para existir. Ahora, un científico chileno presentó una predicción relacionada con la esperanza de vida, de acuerdo al funcionamiento del metabolismo.

Se trata de Andrés Escala, astrofísico de la Universidad de Chile, quién creó una fórmula matemática llamada “el Número de la vida”, que permite predecir en personas y animales la esperanza de vida, al relacionarla con el proceso respiratorio, calculando así la cantidad de ciclos respiratorios que tiene un organismo.

Lo que hizo exactamente Escala fue corregir la fórmula “Ley del fuego de la vida”, propuesta por Max Kleiber en 1931, la cual buscaba determinar el gasto energético basal (energía mínima necesaria para vivir) de algunas especies.

Andrés reemplazó una de las variables por el número de latidos en cada ciclo respiratorio y la temperatura, porque a mayor temperatura, más rápido se respira, según el Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA).

Esto implica que todas las especies deben vivir aproximadamente lo mismo en términos de sus ciclos respiratorios (el tiempo que toma inhalar y exhalar en un ser humano, por ejemplo). A este número de ciclos que tienen en común todos los organismos vivientes se le conoce como “el número de la vida”.

“Esto contrasta con que en términos de tiempo absoluto, la vida en el mundo animal sobre la tierra se extiende desde menos de un día (vida adulta de algunas moscas como la efímera) a cientos de años (ciertas tortugas como las de las galápagos)”, agrega Escala.

El astrofísico destacó que estudiar la relación entre el número de ciclos respiratorios a lo largo de la vida y los subproductos del proceso respiratorio debería entregar “grandes pistas” sobre el origen del envejecimiento y la razón física a nivel molecular de la muerte natural.

Descubre la nueva Señal 13T

COMENTARIOS