¿Nuestros pensamientos y emociones son Derechos Humanos?

En un seminario panel de TV Senado de Chile se presentó el proyecto de ley y reforma constitucional que apunta a la defensa de los neuroderechos.

La neurotecnología está avanzando hacia la obtención de la capacidad de detectar pensamientos o, incluso, cambiar comportamientos, como se ha probado en experimentación con animales. Ese fue el tema de reflexión del seminario: ¿Nuestros pensamientos y emociones son Derechos Humanos?. 

En este panel online participaron la presidenta del senado, Adriana Muñoz, Cecilia Hidalgo, Presidenta de la Academia de Ciencias de Chile; Miguel Ángel Moratinos, Alto Representante para la Alianza de Civilizaciones de la ONU; Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Gobierno de España; Doctor Dario Gil, Director de Investigación de IBM; Rafael Yuste, Director del NeuroTechnology Center de la Universidad Columbia; la diputada Gabriela Cuevas, Presidenta de la Unión Internacional Parlamentaria; el senador Guido Girardi, presidente de la Comisión Desafíos de Futuro, Senado de Chile; el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez; el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi y el abogado especializado Ciro Colombara.

Rafael Yuste, Director del NeuroTechnology Center de la Universidad Columbia comenta que “las iniciativas sobre los neuroderechos, pues están haciendo historia… propusimos dos estrategias para abordar el problema que se nos viene de frente de la incorporación de la neurotecnología a la sociedad”.

Miguel Ángel Morantinos, representante de Naciones Unidas para la alianza de civilizaciones señala que “ante esta pandemia del Covid-19 tenemos que irnos preparando para el nuevo mundo. Un mundo donde la ciencia y el progreso trabajan y avanzan de manera totalmente acelerada. Muchas veces el mundo del derecho viene retrasado”.

A través de la teleconferencia internacional fueron presentadas las dos primeras iniciativas legislativas del mundo que ingresan en el Senado chileno y que buscan crear un nuevo tipo de derechos humanos: los neuroderechos. De modo, de establecer límites éticos que protejan la autonomía y libre albedrío del cerebro de cada uno de los habitantes del planeta.

Adriana Muñoz, presidenta del Senado señala que “se ha planteado impulsar el reconocimiento de los neuroderechos a través de un proyecto de reforma constitucional y un proyecto de ley construido por especialistas de diversas disciplinas y saberes”

La reforma constitucional propuesta consta de un artículo único que intercala un inciso en el artículo 19 Numeral 1° de la Constitución Política del Estado de Chile el cual señala:  “La integridad física y psíquica permite a las personas gozar plenamente de su identidad individual, y de su libertad. Ninguna autoridad o individuo podrá, por medio de cualquier mecanismo tecnológico, aumentar, disminuir o perturbar dicha integridad individual sin el debido consentimiento. Sólo la ley podrá establecer los requisitos para limitar este derecho, y los requisitos que debe cumplir el consentimiento en estos casos”.

También se sumó el ingreso de un proyecto de ley que establece la Neuroprotección y que busca resguardar la integridad física y psíquica de las personas, a través de la protección de la privacidad, de los datos neuronales, del derecho a la autonomía o libertad de decisión individual, y del acceso sin discriminaciones arbitrarias a aquellas neurotecnologías que significan el aumento de la capacidades psíquicas.