Los detectives ciudadanos de la verdad (2/2)

La “vigilancia por abajo” que ejercen los individuos con sus teléfonos inteligentes cada día cobra más protagonismo en las investigaciones, donde los testigos digitales pueden convertirse en una pieza clave para denunciar cualquier abuso. 

Las nuevas tecnologías que tienen los smartphones, cada vez son más utilizadas por los ciudadanos para documentar su experiencia en distintos acontecimientos. Sólo basta con una cámara para convertirse en testigos digitales de abusos, crímenes y hechos cometidos en zonas de conflicto. 

Así lo muestra el documental de Deutsche Welle, donde se hace una revisión sobre la nueva tendencia de “vigilancia por abajo” que ejercen los individuos, denominada por los expertos “Sousveillance”. 

Esta poderosa herramienta ha servido en casos como el de Colombia, país que después de casi medio siglo de guerra civil, aún tiene a miles de personas desaparecidas. 

Con la ayuda de familiares, la organización de derechos humanos Equitas, realiza una búsqueda en regiones remotas a través de imágenes satelitales, algoritmos y  mapeo 3D, que recrean los acontecimientos a partir de fotos y videos.