La vigilancia absoluta en China

El nuevo “sistema de crédito social” con el que el gigante asiático pretende valorar a sus ciudadanos. 

Retrasarse en el pago de facturas o beber demasiado alcohol, podrían ser infracciones que conlleven puntos de penalización y traer consecuencias como la pérdida de capacidad crediticia o viajar libremente. 

De eso se trata el nuevo “sistema de crédito social” en China, que gracias al despliegue de millones de cámaras, modernos sistemas de reconocimiento facial y análisis de huellas digitales, evaluará constantemente el comportamiento de sus ciudadanos. 

El controvertido método de control digital se encuentra en fase de prueba en 43 ciudades chinas y el gobierno espera introducirlo durante los próximos años en todo el territorio nacional. 

¿Qué implicancias tiene el “sistema de crédito social” para los ciudadanos? ¿Qué será considerado como “infracción”? ¿Cuáles serán las penalizaciones de las personas que tengan una valoración baja?

Revisa todos los detalles del completo informe de Deutsche Welle aquí.