“Zen/tirse bien”: El maravilloso equilibrio que entrega el masaje tailandés

Me gusta esta nota

 En esta sección de 13C queremos invitarte a descubrir distintas formas para sentirte bien, regalonearte y cuidarte. Porque todos tenemos multiples tareas y exigencias, pero no debemos descuidar nuestra salud, nuestro cuerpo, mente y espíritu, bienvenidos a “Zen/tirse bien”. Hoy los quiero invitar a conocer el masaje tradicional tailandés, a través de la experiencia que he tenido con Sonia Álvarez, terapeuta y profesora de este arte. 

Hace años conocí a Sonia y tuve la oportunidad de realizarme un masaje con ella, en ese momento, sin conocerme, me comentó que mi dolencia podría estar relacionada a una pérdida o pena profunda, me dolían mucho las rodillas, su masaje me alivió y me permitió sacar la pena que tenía.  

Desde ese momento me interesé mucho en la medicina thai y su filosofía budista, este antiguo arte de curación, se ha transmitido de maestro a alumno desde siglos, tiene como base la observacia de la naturaleza y se considera una práctica sagrada, por lo que antes de iniciar un masaje, se hace el “Way Kru”,  es una ceremonia para rendir homenaje y agradecimiento al linaje, donde se pide permiso y asistencia para estar bajo su protección y guía. Hay 5 grandes referentes: Buda, dharma, sangha, maestro, nuestra madre y padre.

El masaje tailandés va al encuentro del dolor, lo reconoce, lo contempla y lo libera a través de la respiración. Todo el masaje es una danza, se va caminando sobre el cuerpo y después se elonga. También se utiliza aromaterapia, música de relajación,  aceites y hierbas, entre otros. Pero la terapia va más allá de eso, el masaje tailandés  busca el equilibrio del cuerpo y trabaja con los elementos: el agua, el viento, el fuego y la tierra. Estos elementos habitan en nuestro cuerpo y están representados de distintas formas. Por ejemplo: el viento se visualiza muy facilmente desde la forma en la que respiramos. Si estamos estresados, nuestra forma de respirar cambia.

Por lo tanto, cada sesión apunta a buscar el equilibrio y balance de nuestro cuerpo.


El masaje:
En un estado de reposo cada sesión dura alrededor de una hora y media hasta tres horas. Sus beneficios actúan en todos los niveles (físico, químico, emocional y energético). Incrementa la flexibilidad de la musculatura, los ligamentos, las fascias y los tendones.Tonifica el sistema nervioso y circulatorio, disminuye drásticamente el estrés, regula las funciones endocrinas, incrementa la capacidad respiratoria y fortalece el sistema inmunológico.

En general, te ayuda a volver a tener un balance y ser consciente de tu cuerpo y de lo que te rodea, lo que comes, tomas, tus habitos, entre otros.  Además, la medicina thai te da herramientas para volver a conectar con la naturaleza que hay en ti y el entorno en donde vives, porque eres parte de la naturaleza y esos elementos están en tu cuero desde tu composición quimica.

La terapia:

Pero la terapia no termina con el masaje, Sonia te puede recomendar distintas actividades para mantener el equilibrio de estos elementos,  por lo tanto cada sesión tiene un propósito y la recomendación depende del estado de tu cuerpo, en ocasiones he tenido que conectarme más con el agua, desde tomarla hasta idealmente ir a nadar, en otras ocasiones vestirme de un color más alegre porque todo influye en nuestro estado.

Bueno, queda claro que soy una fanática de esta filosofía, incluso visité el templo de Wat pho en Tailandia para conocerla más y conocer sus orígenes, pero no hace falta viajar para aplicarla en nuestras vidas. Solo puedes pensar en ¿cómo estás cuidando tu cuerpo?, ¿Estás dándote un respiro?, Una simple caminata a pies descalzos te puede ayudar, o sentir el olor de una rosa o lavanda. Ser consciente de tus alimentos y de tus bebidas. Esa es la invitación de la Medicina thai.

Si quieres conocer a Sonia y más del masaje tradicional tailandés, puedes seguirla en su instagram @medicinathai.cl o escribirle a su mail sonia@medicinathai.cl