Un paseo distinto por el colorido Río de Janeiro

Me gusta esta nota

Río de Janeiro es uno de los principales destinos dentro de Brasil y Sudamérica. Según Euromonitor International (2018), se trata de la cuarta ciudad con mayor cantidad de visitantes desde el extranjero, con alrededor de 2.3 millones personas que llegan a la ciudad carioca. Si bien el Corcovado, Pan de Azúcar o Copacabana son postales prácticamente imperdibles de Río no son los únicos lugares para disfrutar de esta ciudad. Aquí te mostramos otras 3 alternativas para disfrutar de los colores y sonrisas de este clásico sudamericano.

por Benjamín González

El acuario más grande de Sudamérica

AquaRío, como es conocido popularmente, es el acuario más grande de Sudamérica. Sólo por este dato, este lugar de aproximadamente 26 mil metros cuadrados es un imperdible de la ciudad carioca. Por un lado se trata de un espacio para poder apreciar a las más de 350 especies diferentes que hay en el acuario, mientras que por otro es un buen momento para conocer más acerca de la preservación de las especies marinas en peligro de extinción. Aproximadamente las entradas valen $20.000 para adultos y $10.000 para menores de 11 años.

Parque Lage

La siguiente es una atracción totalmente gratuita e ideal para relajarse. El Parque Nacional de la Tijuca, también conocido como Parque Lage, se trata de 52 hectáreas de terreno que incluye jardines, palacios y una serie de senderos por recorrer. El lugar cuenta con vista al Cristo Redentor, dado que se encuentra relativamente cerca de este. Ya sea como atracción para realizar en conjunto con la visita al Corcovado o por sí sola, es una postal al interior de Río de Janeiro que vale la pena visitar (¡y apreciar su palacio principal!). Este lugar puede ser visitado entre las 08:00 y 17:00 hrs.

Barrio de Lapa

Si bien las atracciones nocturnas de Río de Janeiro suelen ser bares y pubs situados en las cercanías de Copacabana, estas no son las únicas. El Barrio de Lapa es un lugar donde se puede escuchar música en vivo, disfrutar de las tradicionales caipirinhas a $1.000 y probar la gastronomía local. El barrio cuenta con una amplia variedad de locales y puestos de calle que permiten apreciar y disfrutar la vida bohemia de la ciudad. Además, este rincón carioca tiene la particularidad de estar junto a los Arcos de Lapa, acueductos que datan del siglo XVIII y que sirvieron para transportar agua desde el río Carioca al centro de la ciudad.