Las innovadoras carcasas sustentables hechas con redes de pesca

Me gusta esta nota

Los productos sustentables cada día se están posicionando más en el mercado. Si bien su valor económico puede ser un poco más caro, son artículos que suelen durar más tiempo y tienen un mínimo impacto para los ecosistemas. 
 
Así es el caso del emprendimiento "Love eco case", liderado por las diseñadoras e ilustradoras Eva Boch y Marta Klara, de nacionalidad francesa y polaca, respectivamente. Estas socias que viven en Barcelona, España, trabajaron durante muchos años para empresas y proveedores internacionales, cuyos procesos no respondían a los valores que buscaban promover. 
 
Por esa razón, con el deseo de contribuir con sus diseños en un proyecto sustentable que estuviera alineado a sus ideales, decidieron colaborar en un emprendimiento con sentido que fusionara diseño y el cuidado del medio ambiente. 
 
 
"Barcelona, al ser una ciudad costera, no sólo tiene el típico problema del plástico, sino también el de la basura marina. Cuando conocimos a proveedores locales que podían trabajar con redes de pesca recicladas, ambas nos inspiramos y supimos que queríamos trabajar con ellos a nivel local en un proceso respetuoso con el medioambiente", indicó Eva Boch. 
 
Estas fundas se fabrican a partir de las redes de pesca que atrapa la fauna en el mar. Estas se tratan y luego se funden para convertirlas en carcasas móviles. 
 
"En cada momento nos aseguramos de que el proceso esté sin desperdicio 'zero waste'. Luego nuestros diseños se imprimen en plástico reciclado y se empaquetan en un embalaje de cartón. Este proceso sostenible tiene un coste superior al de muchos otros tipos de proveedores de productos de este tipo", explicó Marta Olga. 
 
 
Actualmente, "Love Eco case" está comercializando una colección de 4 diseños de carcasas para iphone: Love, I care, Goddess, Dream world. Todos con una estética colorida y moderna, están disponibles para iphone 7, 8, 7+, 8+, X, XS y 11. 
 
Se estima que alrededor del 10% de los residuos marinos, unas 640.000 toneladas, son redes fantasmas. Estos plásticos de los aparejos de pesca quedan dentro de los ecosistemas marinos y tardan un promedio de 450 años en degradarse, provocando que parte de la fauna marina se quede atrapada en las redes y muera. Por esa razón, este proyecto ayuda al medioambiente transformando desechos dañinos para los animales, dándole un nuevo uso para los humanos. 
 
 
Respecto al público, las emprendedoras señalaron que cada vez hay más personas interesadas en productos eco-friendly. "Nos preguntan cómo están hechas, les gustan nuestros diseños y quieren apoyar en la compra consciente para ayudar a promover la sustentabilidad", comentaron.