La primera ruta del pisco chileno llega a 13C con Sergio Lagos

Me gusta esta nota

Sergio Lagos se  suma nuevamente a las filas del 13C para recorrer las principales pisqueras de Chile, desde Copiapó al Choapa, acompañado de la cocinera y sommelier experta en pisco Josefa Balanda, quien trabaja hace 10 años en la industria de esta bebida. 

“Alambique” que se estrenará el domingo 20 de junio a las 22:30 horas por la señal cultural del 13, busca descubrir las historias que guardan las pisqueras, productores y  artesanos agrícolas en cada etapa de este mágico proceso de destilación. Desde la parra al alambique y desde ahí a la botella. 

Contado por sus propios protagonistas, el espacio gestado por Colores Producciones en conjunto con Pisco Chile A.G. y el Gobierno regional de Coquimbo, se adentrará desde una mirada curiosa, didáctica e interesante,  en la historia y secretos de cada pisquera, para conocer todos los detalles sobre su origen, particularidades que la distinguen y legado.

“Me parece que es un trabajo siempre urgente, porque tal vez una de nuestras grandes debilidades como cultura es nuestra incapacidad de reconocer nuestros valores, nuestras riquezas y nuestras obras en el tiempo que merecen ser reconocidas. Y, en este caso, la cultura y también la industria que se ha ido desarrollando alrededor del pisco es algo de lo cual nos debemos sentir muy orgullosos, ya que es un producto muy noble que involucra distintos territorios y distintas poblaciones alrededor de éste y que durante años y años han ido forjando esto que hoy día tiene tanta relación con nosotros como identidad, como cultura y como país”, señala Sergio Lagos sobre este proyecto, añadiendo que “espero que esto sea solo el comienzo y que podamos darnos cuenta de lo bello que es el pisco chileno y del alcance global que puede lograr”.

En los 12 capítulos reputados barman o bartenders de la capital  mostrarán en cápsulas, qué cócteles se pueden preparar con los diferentes piscos que se darán a conocer en el programa. Esto se suma a los maridajes que recomendará Josefa, que combinan a la perfección con exquisitos postres, platos y chocolates. 

Josefa Balanda es la primera vez que participa en un proyecto televisivo y asegura que ha sido una experiencia muy gratificante, a nivel personal y profesional. 

“Cuando me contactaron para contarme sobre el proyecto, sentí que el programa sobre el pisco chileno se debió haber hecho hace mucho tiempo. Ser parte de esto me llenó de orgullo, el hecho de participar en el primer programa dedicado 100% a nuestro destilado nacional, es algo que va a aportar culturalmente, vamos a educar a los consumidores y transmitir cultura etílica”, comentó la experta.

 

 

La especialista explicó que la industria pisquera a nivel nacional exporta todavía cerca de un 3% de su producción total, sin embargo,  aún no es algo que preocupe mucho al rubro ya que el producto se consume en casa. 

“Yo creo que con el gran potencial que tiene el pisco, deberíamos apuntar al extranjero. Que nuestro pisco salga al mundo y que ocupe el lugar que merece dentro de los grandes destilados internacionales”, señaló Balanda. 

A lo que agrega que el pisco chileno es tan versátil que hay para todos los gustos: “Podemos encontrar desde los transparentes hasta los que tienen distintos tiempos de guarda en barrica, también los tipos de uva y la forma de destilación, el valle de origen, los piscos artesanales y los tipos de barrica con sus diferentes tostados, entre muchos otros factores que influyen en el sabor del pisco. Con todo eso se podría decir que hay un pisco para cada ocasión”. 

Respecto a las combinaciones que no fallan, Josefa recomendó el pisco envejecido con chocolate bitter o chocolate de café, pisco de guarda con torta de mil hojas y pisco transparente con pie de limón. “Son experiencias de consumo tan agradables que deberían estar como propuesta en los hoteles y restaurantes de chile”, puntualizó. 

Datos pisco

Este destilado de uva tan popular en Chile, tiene sus orígenes en la conquista española, en 1541. Sin embargo, no fue hasta la época colonial, el año 1732, cuando se destapó el hábito de beberlo. En ese entonces se hablaba de “un agua que quema pechos y enciende corazones”, según lo que se indica en “40 grados: La Primera Guía del Pisco Chileno”. 

Tras varios años de producción en territorio nacional y  mejorando sostenidamente su calidad, este destilado se ha convertido en un verdadero patrimonio, consolidándose como un producto de exportación que ha llegado hasta los bares más recónditos del mundo.