Factor de Cambio: ¿Un mundo sin abejas?

Me gusta esta nota

Siempre se dice que cada uno de los habitantes de la tierra tiene una función imprescindible que cumplir para que todo funcione adecuadamente, pero ¿qué significa esto realmente? 

Según María Maglianesi, doctora en Recursos Naturales de Universidad Nacional Estatal a Distancia de Costa Rica, las comunidades ecológicas y en general nuestro ecosistema, funciona como una red donde las especies se relacionan e interactúan de diferentes maneras. Uno de esos tipos de interacción es la mutualista, en la que ambas especies obtienen algo y se ven beneficiadas de esta relación. Un ejemplo de esta interacción, es la que desarrollan los polinizadores y las plantas: por un lado, polinizadores como las abejas, aves o murciélagos, entre muchos otros, necesitan de las plantas para obtener nutrientes y energía, y por el otro lado, las plantas dependen de ellos para ser polinizadas, es decir, que transporten el polen desde una flor a otra para fertilizarla y así propiciar su reproducción.

Lógicamente, nosotros también somos parte de esta red y esa interacción entre abejas y plantas nos influye directamente en algo tan sustancial para nuestra vida como los alimentos que consumimos. ¿Sabían que la polinización que realizan las abejas es una de las principales responsables de la producción de alimentos y biodiversidad a nivel mundial?

Esto significa que nuestra alimentación depende en gran parte de este pequeño insecto…

La Dra. Maglianesi, en su artículo Efectos del cambio climático sobre la polinización y la producción agrícola en América tropical, explica que “la seguridad alimentaria, la diversidad de los alimentos, la nutrición humana y los precios de los alimentos dependen en gran medida de los animales polinizadores”. Lo anterior se traduce en que estos pequeños animales juegan un papel fundamental para diversas situaciones que se viven día a día en las sociedades humanas. 

Por ejemplo, gracias al trabajo de los polinizadores, el aumento de la productividad agrícola permitiría fortalecer la seguridad alimentaria, por lo tanto, se reduciría la necesidad de aumentar los territorios utilizados para la expansión de los cultivos y esto disminuiría los problemas de deforestación asociados a la agricultura. 

Sin embargo, a pesar de la importancia que tienen las abejas para el mundo, su población ha ido disminuyendo a pasos agigantados producto del deterioro de su hábitat. 

¿Por qué ha disminuido la población de abejas?

Una de las posibles razones para esta situación es el calentamiento global que se lleva produciendo hace muchos años en nuestro planeta. Según la Dra. Maglianesi “el aumento en unos pocos grados Celsius de la temperatura global del planeta puede desencadenar una serie de alteraciones que afectan de múltiples formas a los organismos tanto en los ecosistemas naturales como en los cultivos agrícolas”. Esta situación genera una cadena de eventos, ya que estos cambios afectan directamente la relación planta-polinizador, resultando en la disminución de las poblaciones polinizadoras, lo cual podría tener graves consecuencias en la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas naturales y agrícolas. 

Entonces la gran pregunta es: ¿Qué podemos hacer al respecto? 

Es muy importante tomar consciencia de la importancia que tienen estas temáticas y priorizar la necesidad de realizar estudios al respecto. Esto tendrá como resultado que seamos capaces de gestionar estrategias orientadas a aumentar y diversificar la población de polinizadores. Por otro lado, a nivel más individual, Naomi Durán, veterinaria especialista apícola y fundadora de Colmenares Kuyén, explica que en nuestras casas podemos ayudar de distintas maneras según nuestras condiciones. 

Algunas de sus recomendaciones son:

1) Plantar flores y hierbas melíferas en tu jardín, como por ejemplo lavanda, cilantro, tomillo, girasol, caléndula, etc.

2) Si tienes un patio, puedes plantar árboles nativos como quillay, boldo, litre, molle, etc.

3) No utilizar pesticidas en el patio para controlar plagas y, si lo necesitas, utilizar métodos orgánicos y sustentables. 

¿Y tú? ¿Te animas a ayudar a las abejas?