Factor de Cambio: ¿Igualdad de Género en la Pandemia?

Me gusta esta nota

Si lo que buscamos es construir un mundo que se desarrolle sosteniblemente y que sea próspero y pacífico para todos sus habitantes, es imprescindible considerar la igualdad de género no solo como un derecho humano fundamental, sino como un pilar esencial para alcanzar estos objetivos.

Por esta razón, es muy importante que se pongan sobre la mesa estas temáticas y específicamente reflexionar sobre cuál es la situación actual de la mujer alrededor del mundo.

Afortunadamente, hoy en día podemos ver a diversas mujeres siendo líderes de organismos internacionales, científicas, grandes activistas y jefas de gobiernos, como por ejemplo Mette Frederiksen en Dinamarca, Shalework Zewde en Etiopía y Angela Merkel en Alemania. Sin embargo, en conceptos generales, aún existe una gran brecha entre hombres y mujeres en aspectos tan básicos como lo es la salud, la educación, los sueldos y el desempleo.

Todo esto se ha potenciado en los últimos años con la llegada de la pandemia, pero aunque toda la población se ha visto afectada directa o indirectamente por el COVID-19, definitivamente no ha sido igual para todos.

Con respecto a lo anterior, el Banco Interamericano del Desarrollo declara que la pandemia no es neutral en términos de género y los datos lo confirman. En el 2020 las mujeres experimentaron un retroceso de más de una década en todos los avances que habían logrado en los últimos años, dejando a Chile con un 45% de  participación laboral femenina, lo que significa que de 100 mujeres en edad de trabajar, solo 45 de han podido hacerlo.

Todo lo anterior, se contrapone con el hecho de que las mujeres han sido una de las protagonistas en la respuesta al COVID-19, sobre todo como trabajadoras sanitarias en la primera línea y como cuidadoras en el hogar. Esta última labor ha aumentado significativamente debido a los masivos cierres de las escuelas y a las nuevas necesidades de los ancianos, llevándose a cabo mayormente de manera no remunerada. Según la ONU, las mujeres se han visto muy afectadas por las consecuencias económicas de la pandemia, de forma desproporcionada a los hombres, ya que cerca de un 60% trabaja de manera informal.

Por otro lado, lamentablemente la pandemia también ha conducido a un aumento de la violencia contra la mujer y las niñas. El confinamiento, toque de queda, y todo lo que ello implica, ha tenido como resultado a muchas mujeres atrapadas con sus abusadores y con dificultades para poder acudir a centros asistenciales.

Dado todo lo anterior, es importante considerar que estas situaciones de crisis nos impulsen a replantearnos muchas cosas. Y si queremos sobreponernos de una manera sostenible a todo lo ocurrido este último tiempo, debemos poner sobre la palestra que las mujeres somos un pilar fundamental en la recuperación de nuestras ciudades. 

ONU - Mujeres desarrolló una respuesta específica para intentar mitigar el impacto de la pandemia sobre las mujeres y niñas, y también para garantizar un proceso de recuperación que las beneficie. Con este objetivo, se plantearon 5 prioridades (ONU):

 

  1. Mitigar y reducir la violencia de género, incluida la violencia doméstica.

  2. Promover que la protección social y los paquetes de estímulo económico sirvan a las mujeres y las niñas.

  3. Fomentar que las personas apoyen y practiquen el reparto equitativo del trabajo de cuidados.

  4. Promover que las mujeres y las niñas lideren y participen en la planificación y la toma de decisiones de la respuesta a la COVID-19.

  5. Garantizar que los datos y mecanismos de coordinación incluyan la perspectiva de género.


 

Por Beatriz Costa

FUENTES:

BID, Las mujeres como pilar de la recuperación de las ciudades

Disponible en: https://blogs.iadb.org/ciudades-sostenibles/es/las-mujeres-como-pilar-de-la-recuperacion-de-las-ciudades/

ONU, Igualdad de Género. Disponible en:

https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/gender-equality/