Factor de cambio: Constitución y medioambiente ¿En qué debemos fijarnos?

Me gusta esta nota

Nuestro país se encuentra en un momento clave que determinará cómo continuará nuestra historia en los siguientes años, tenemos una oportunidad única de escribir una nueva hoja de ruta. Por esta razón se hace fundamental que dentro de esta nueva constitución se consideren algunos puntos fundamentales con respecto a nuestra relación con el medio ambiente. 

De hecho, gran parte de las desigualdades sociales también influyen sobre el acceso a un medio ambiente adecuado. Por ejemplo, el impacto de la contaminación industrial se ha concentrado en lugares específicos, creando zonas de sacrificio ambiental donde la salud y el medio ambiente se ven particularmente afectados, incidiendo de manera desproporcionada en las personas de menores ingresos. Por otro lado, está la situación del agua, que el acceso a ella aún no está garantizado como un derecho humano, generando inseguridad hídrica en la población mientras el país exporta agua a través de la producción agrícola. Y un largo etcétera que durante años no nos ha permitido proteger el mar, los bosques, glaciares, ni garantizar el acceso a las personas a respirar aire limpio, al agua y otros bienes ambientales que deberían ser un derecho de toda la humanidad.

Si bien la constitución de 1980 considera el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, también incluye el derecho a propiedad sobre los recursos naturales, como por ejemplo, el agua. Este artículo no refleja las complejidades que vivimos hoy en día en torno al cambio climático, a la pérdida de la biodiversidad, el sobrepaso de los límites planetarios, es decir, no considera conceptos básicos como la acción climática, justicia ambiental, y la protección de territorios y océanos.

Por esta razón, es imprescindible que en la nueva constitución se establezcan todos estos puntos. La ONG World Wildlife Fund (WWF) realizó un informe sobre medio ambiente y diversidad donde se expusieron los aspectos esenciales que se constatan en 30 constituciones del mundo, a partir de los resultados de ese análisis, en su artículo ¿Cómo abordar el medio ambiente y la protección de la biodiversidad en la constitución? presentaron los temas claves en esta materia que deberían ser considerados en el trabajo de construir una nueva constitución para Chile.

Revisamos algunos de ellos a continuación, y puedes revisar el documento original aquí:

Cambio climático

Como resultado de lo que vemos día a día en el nuevo escenario global y los efectos que tiene el cambio climático dentro de los distintos territorios del país, la WWF afirma que “es necesario garantizar por la vía constitucional el deber del Estado en cuanto a su compromiso a ejercer acciones de mitigación y adaptación, para alinearse a limitar el  aumento de temperatura global a un máximo de 1,5°C”.

Por otro lado, dentro de la constitución debería existir un apartado específico para el cambio climático, donde se comprometa la carbono neutralidad, un despliegue de alternativas para transporte y energías limpias, descarbonización de sectores críticos y que se asegure un crecimiento económico desvinculado de las emisiones de gases de efecto invernadero, o cualquier otro tipo de emisión no sostenible.

Temáticas fundamentales para el cuidado del medio ambiente

  1. Desarrollo sostenible:

El desarrollo sostenible es aquel que permite satisfacer las necesidades de la sociedad actual sin comprometer el futuro de las próximas generaciones. Por esta razón, WWF cree que este principio debe ser incluido dentro de la constitución para que “en el resto del aparato legislativo prime una visión que garantice la sustentabilidad como paradigma”.

Además, Chile está suscrito a la Agenda 2030 propuesta por las Naciones Unidas en el 2015, por lo que se deben cumplir estos compromisos mediante los 17 objetivos de desarrollo sostenible.

  1. Biodiversidad

Las zonas de alto valor natural, tanto en tierra como en mar, deben ser nombradas dentro de la constitución, para que existan leyes que ”garanticen su protección y persistencia en el tiempo, promoviendo además, acciones que apunten a la restauración de paisajes y la conservación de las especies de flora y fauna que habitan en ellos”.

  1. Derecho a la ciudad y la naturaleza

Se deben reducir las desigualdades en los espacios urbanos, estableciendo como derecho el acceso a la infraestructura, equipamiento y servicios para todos los habitantes. Con respecto a esto, “debe garantizarse constitucionalmente el acceso a la naturaleza para el desarrollo de una buena calidad de vida, y en concreto, áreas que provean servicios ambientales y esparcimiento a los habitantes de zonas urbanas”.

  1. Agua y Recursos hídricos

Según lo establecido por la ONU en la Resolución 64/292 del 28 de julio de 2010, la constitución debe garantizar el derecho humano al agua. Por esta razón, se debe establecer como un bien nacional de uso público, donde sea prioridad el consumo humano. Con este objetivo “es relevante avanzar hacia mejoras en la gobernanza de este recurso, contando con un Código de Aguas que permita resolver los numerosos conflictos que han surgido en los últimos años, a partir de su escasez y acaparamiento, de forma equitativa y garantizando la cobertura de las necesidades de la naturaleza.

 

Gobernanza y derecho ambientales de los ciudadanos

La constitución debe propiciar el desarrollo e implementación de herramientas para una buena gobernanza de los territorios, es por eso que se debe considerar la participación de los diferentes actores sociales al momento de tomar decisiones. Todas las voces de los representantes de los territorios deben ser escuchadas, es por eso que la constitución “debe garantizar a través de una obligatoriedad para el Estado, que este diálogo equitativo se construya a partir de la articulación de distintos saberes, incluyendo el conocimiento y la experiencia local, indígena y tribal”.

En resumen, debemos estar atentos a que dentro de la construcción de nuestra nueva constitución se garantice la justicia ambiental a través de la participación ciudadana, que podamos tener acceso a la información y sobre todo que se cumplan los acuerdos y convenios internacionales a los que nuestro país está suscrito. De esta forma podremos comenzar un camino hacia un Chile más sustentable y que se desarrolle en armonía y respeto hacia la Tierra.

Por Beatriz Costa R.

Fotos: Sebastián Fuentes y Franco Davico

Fuentes:

World Wildlife Fund Chile. (2020, 25 de octubre). Chile debe aprovechar la oportunidad de que la protección del medio ambiente sea una parte estructurante en una nueva Constitución. [Comunicado de prensa]

https://www.wwf.cl/sala_redaccion/comunicados_de_prensa/?uNewsID=364990

World Wildlife Fund Chile. ¿Cómo abordar el medio ambiente y la protección de la biodiversidad en la constitución? Disponible en:

https://wwflac.awsassets.panda.org/downloads/anexo_constitucion.pdf

Greenpeace. Exige una Nueva Constitución Ambiental. Disponible en:

https://www.greenpeace.org/chile/involucrate/exige-una-nueva-constitucion-ambiental/

Jaque, José. ¿Podemos tener una Constitución verde?. La Tercera. Disponible en:

https://www.latercera.com/tendencias/noticia/podemos-tener-una-constitucion-verde/DFRCHCN3OVFFFBCOB34X52YCA4/