Chile: referente mundial de turismo… ¿Y ahora qué?

Me gusta esta nota

Luego de haber ganado cuatro premios en los World Travel Award 2022, Chile quedó posicionado como un gran referente a nivel mundial en el ámbito del turismo. Sin embargo, con un gran reconocimiento llegan nuevas responsabilidades. ¿Estamos realmente preparados como país para enfrentar este nuevo desafío?

Quisimos aprovechar el Ladera Sur Fest de hace un par de días para preguntarle a los grandes exponentes de la naturaleza cómo ven el panorama luego de haber ganado los premios: Mejor Destino de Turismo Aventura, Destino Más Romántico, Mejor Destino Verde del Mundo y Mejor Destino de Sudamérica. De esta forma, lo primero que nos preguntamos fue:

¿Es el turismo una amenaza para la conservación?

No cabe duda que el turismo es una gran herramienta para dar a conocer un lugar,  potenciar su desarrollo e incentivar la conservación. Sin embargo, cualquier actividad puede ser buena o mala dependiendo de cómo se realice. Para Bárbara Saavedra, directora de Wildlife Society Conservation en Chile, toda acción humana genera consecuencias, por lo que un turismo mal hecho, puede llegar a ser desastroso para la naturaleza

Maximiliano Proaños, subsecretario del Ministerio de Medio Ambiente, recuerda los incendios forestales de Torres del Paine del 2011. Uno de los más extensos registrados en el país que abarcó más de 17 mil hectáreas, y que fue provocado por un turista que derrumbó accidentalmente una estufa a gas. Para el subsecretario, el desafío que enfrentamos no es menor. “Para que el turismo no dañe los ecosistemas debemos ser capaces de planificar la capacidad de carga de las zonas turísticas y generar planes de gestión que involucren a los grandes y pequeños actores” menciona Proaños.

Entonces… ¿Cuáles son los principales desafíos a los que nos enfrentamos?

Cultura de servicio

Hay que reconocer que en “servicio” no podemos ganar el Óscar. “Nuestro carácter no es tan amable como un centroamericano, eso hay que reconocerlo” comenta Luis Hurtado, director del Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR) de la Región de Los Lagos. Más que amabilidad, se espera información. “Muchas veces el turista sabe más que nosotros cuando viene para acá”. Para el representante de SERNATUR, las comunidades cumplen un gran rol, y se debe trabajar de la mano con ellas para que sepan valorar, cuidar y ofrecer los territorios en los que viven. 

Profesionalización del turismo

Un trabajo multisectorial que involucra a grandes y pequeños actores. Empresas, municipios y todo tipo de prestadores de servicios, desde el chofer del taxi hasta los que están en los terminales de buses, según lo que explica Luis Hurtado. “Una profesionalización que incluya certificaciones ambientales y la declaración de zonas de interés turístico para proteger y planificar sectores delimitados” menciona el encargado de turismo de la Región de Los Lagos. 

Una mirada holística

Fundación Reñihue es una organización que desarrolla conocimiento científico para conservar el gran valle de Reñihue en la patagonia. Para Belén Gallardo, coordinadora general de la fundación, Chile está preparado para este desafío, pero requiere de un trabajo colaborativo y una mirada que incluya también a los seres no humanos. “Debemos unirnos luego para encontrar maneras de colaborar que sean efectivas, sin perder de vista a quienes se mira en el proceso”. Para Belén, el desafío está en cómo la investigación y la ciencia se ponen al servicio de los operadores turísticos para investigar el impacto y monitorear la flora y fauna. 

 

 

Economía v/s conservación

Existe una presión creciente por utilizar bienes de la naturaleza. La salmonicultura es claro ejemplo de ello, en donde existen actividades productivas dentro de parques nacionales y áreas “protegidas”. Pero como dice Ezio Costa, director ejecutivo de la organización de derecho ambiental FIMA, “el narcotráfico también da empleo”. Loteos sin planes reguladores y la cría extensiva de ganado que entra al bosque nativo son otros ejemplos. Para el director de FIMA, para poder proyectarnos como país requerimos de un instrumento específico de regulación. Los expertos concuerdan en que la principal amenaza para las áreas protegidas es que no existe una regulación clara y efectiva.

¿Y ahora qué?

Para todo lo mencionado anteriormente, el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP) es la clave. Un proyecto de ley que fue ingresado el 2011 y que, pese a estar impulsado por todos los gobiernos, todavía no logra ser aprobado. El principal punto de discusión hoy en día, es la regulación de actividades productivas dentro de áreas protegidas, para que se logre cumplir el objetivo de conservación y no se utilicen con fines industriales. 

Los pilares principales de la ley son: contar con un solo servicio que lidere la conservación de la biodiversidad en Chile, y crear un Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP). El cual integre a los distintos ministerios involucrados, como el de Agricultura, Economía, Culturas, Bienes Nacionales y Medio Ambiente. Para el director de FIMA, el SBAP es el instrumento que nos podrá entregar un efectivo plan de manejo, financiamiento y administración que permita conservar las áreas protegidas. 

Festivales como el de Ladera Sur generan espacios comunes en el cual los principales defensores de la naturaleza puedan encontrarse. Todos por un mismo fin: un turismo responsable que cuide el entorno. “Debemos tener la responsabilidad de tener conciencia del patrimonio que tenemos como país y cuidarlo” indica el subsecretario del Ministerio del Medio Ambiente.

Si te gustó esta nota, ¡regálanos un like y compártela con tus conocidos!