A dos años del incendio en Notre Dame, la catedral avanza en su reconstrucción

Me gusta esta nota

Fue el 15 de abril del 2019 cuando la catedral de Notre Dame en París, Francia se tomó la agenda de los medios nacionales e internacionales. El apoteósico edificio de culto católico que data del 1163, sufrió un incendio que comenzó en el tejado pero que dañó gravemente tanto el espacio interior como muchos muebles históricos. 
 
Una tragedia que a pesar de haber tenido todas las miradas puestas, aún no logra esclarecer la causa de las llamas que derribaron una importante parte del templo gótico que convoca a millones de turistas todos los años. Las sospechas todavía apuntan a un cortocircuito o un cigarrillo. 
 
Ver arder la iglesia, Patrimonio Mundial de la Unesco, no solo conmocionó al mundo cristiano sino que a los amantes de las culturas y las artes, quienes poco después del anuncio del presidente francés, Emmanuel Macron, de reconstruir el monumento "en cinco años", donaron en pocos días casi mil millones de euros para la reconstrucción. Pequeños y grandes empresarios, más la ayuda de miles de personas que se conmovieron con la tragedia siguieron con la cruzada y han logrado reunir casi 833 millones de euros hasta ahora. 
 
A dos años del siniestro, la máxima autoridad francesa se volvió a pronunciar y reiteró a través de Twitter que la catedral volverá a funcionar y abrirse para todo el público en tres años más: "Francia sabe superar las pruebas. Notre-Dame de París se reunirá con sus fieles y visitantes en 2024", comentó en la plataforma. 
 
 
La primera etapa de consolidación del templo se debería complementar durante este verano del hemisferio norte, uno de los hitos fundamentales para comenzar con la reconstrucción. Para esos trabajos, se confirmó que se talarán miles de robles para usar su madera en la reconstrucción de la aguja, la cubierta y su crucero.
 
Esta determinación ha generado polémica en la comunidad francesa, donde cientos de ciudadanos han cuestionado la tala de árboles, los cuales provienen en un 50% de bosques públicos y el otro 50% de bosques privados. 
 
Estos son árboles centenarios que se habrían talado de todos modos, señala Guillaume Larrière, portavoz de ONF, la autoridad administrativa estatal de bosques de Francia: "Talamos árboles grandes y viejos con regularidad. Por un lado para asegurar el suministro de madera de construcción; por otro lado, porque esto crea espacio para árboles más jóvenes que necesitan mucha luz".
 
Los arquitectos ya están planificando la elaboración de un calendario con las fechas estimadas en la que empezarán las obras durante el invierno boreal del 2022.
 
Conoce un poco más de la historia, arquitectura y belleza de la catedral de Notre Dame junto a Bárbara Rebolledo, conductora de "El Crucero", quien visitó durante el 2019 este emblemático templo católico.