6 hitos que marcaron la vida de Nelson Mandela

Me gusta esta nota

El 18 de julio celebramos el Día Internacional de Nelson Mandela, líder sudafricano que destacó por su aporte a la paz, la libertad y su servicio a la humanidad. La Asamblea General de las Naciones Unidades proclama este día para conmemorar a quien fue ganador del Premio Nobel de la Paz en 1993. Te contamos los 6 hitos que marcaron su vida:

1. Apartheid 

"Es un ideal por el que estoy dispuesto a morir”

Apartheid significa “separación” en Afrikaans, término que se refirió a las políticas de segregación racial y de organización territorial, aplicada en África del Sur. Estas normas clasificaban a la población en grupos raciales: blancos, negros, mestizos, indios y paquistaníes. La legislación fijaba los lugares de asentamiento de cada grupo, los trabajos que podían realizar y el tipo de educación que podían recibir. Además, prohibía casi cualquier tipo de contacto social entre las diferentes razas, el uso de instalaciones públicas y la participación de los no blancos en el gobierno. Esta fue la más grande lucha de Nelson Mandela.

Mandela se unió en 1942 al Congreso Nacional Africano (CNA) y, tras el triunfo del Partido Nacional en las elecciones de 1948, la respuesta del CNA fue convocar la llamada “Campaña de Desafío” y recorrer el país organizando actos de desobediencia civil contra las leyes impuestas por el gobierno de segregación. En 1961, el partido puso fin a la resistencia pacífica e inició una campaña de ataques con bomba. El líder del CNA era buscado por las autoridades como un "terrorista", y fue por eso que Mandela pasó 17 meses como un fugitivo, durante los cuales adoptó varias identidades, siendo desde chofer a jardinero, convirtiéndose en un maestro del disfraz.

Finalmente fue arrestado y acusado de alta traición. Fue entonces cuando Mandela habló de su ideal de una sociedad libre y en su alegato final al tribunal dijo: "Es un ideal por el que estoy dispuesto a morir".

2. Cárcel 

"La celda es el lugar idóneo para conocerte a ti mismo. Me da la oportunidad de meditar y evolucionar espiritualmente"

 Al final del proceso, Mandela fue condenado a prisión perpetua y enviado a la cárcel de Robben Island, un lugar aislado a unos 30 kms. del extremo sur del continente, pasando tres décadas de su vida entre rejas. "La celda es el lugar idóneo para conocerte a ti mismo. Me da la oportunidad de meditar y evolucionar espiritualmente", dejó escrito Mandela en uno de sus archivos más privados.

El 2 de febrero de 1990, el presidente F. W. De Klerk anunció la liberación incondicional de Nelson Mandela. El gobierno legalizó el CNA y poco a poco derogó las leyes fundamentales del apartheid.

3. Las primeras votaciones multirraciales

“Blancos y negros, sean capaces de caminar con la frente en alto sin miedo en sus corazones, con la certeza de su derecho inalienable a la dignidad humana: una nación arcoíris, en paz consigo misma y con el mundo”.

El 26 de abril de 1994, Sudáfrica celebró sus primeras elecciones multirraciales y Nelson Mandela fue elegido por el pueblo como el mandatario absoluto con el 63% de respaldo. Ese día es conocido como “Madiba”.

Mandela juró como presidente de Sudáfrica el 10 de mayo. En su discurso inaugural, habló del enorme desafío de revertir el legado del Apartheid. "Asumimos un compromiso, de construir una sociedad en la que todos los sudafricanos, blancos y negros, sean capaces de caminar con la frente en alto sin miedo en sus corazones, con la certeza de su derecho inalienable a la dignidad humana: una nación arcoíris, en paz consigo misma y con el mundo”.

4. Primer presidente negro de Sudáfrica 

“La gente quiere el cambio, y eso es lo que tendrá”

El 10 de mayo de 1994, cerca de 50 mil personas se encontraban expectantes en la Plaza del Ayuntamiento de la Ciudad del Cabo. De pronto, Nelson Mandela apareció en el mismo balcón donde cuatro años antes había saludado recién liberado de prisión, esta vez para asumir la presidencia. “La gente quiere el cambio, y eso es lo que tendrá”, afirmó el primer presidente negro en la historia de Sudáfrica, dando término a 342 años de dominio blanco y 46 del régimen de discriminación racial Apartheid.

Dentro de su mandato, uno de los hechos más recordados es la victoria de Sudáfrica en la Copa Mundial de Rugby en 1995. Mandela usó este acontecimiento para dar un claro mensaje de unidad, el cual quedó demostrado cuando le presentó el trofeo al capitán blanco del equipo, en un ámbito en el que los hombres blancos eran minoría.

5. Líder internacional

"Lo que condeno es que un poder, con un presidente sin visión que no puede pensar propiamente, quiera llevar al mundo al holocausto"

Nelson Mandela no solo destacó como líder dentro de Sudáfrica, sino también en el escenario internacional. Una de sus intervenciones más recordadas fue en Estados Unidos, cuando increpó al presidente George W. Bush a no invadir Irak. "Lo que condeno es que un poder, con un presidente sin visión, que no puede pensar propiamente, quiera llevar al mundo al holocausto", afirmó en el año 2003. De la misma manera, actuó como mediador en diversos conflictos africanos, como en la República Democrática del Congo, Burundi y Angola.

6. Su lucha contra el SIDA

"Nuestro país enfrenta un desastre de proporciones inconmensurables. Estamos frente a un enemigo silencioso e invisible que está amenazando las bases de nuestra sociedad”

Luego de dejar el poder en 1999, Mandela asumió un fuerte compromiso en la lucha contra el SIDA. La población sudafricana tenía una tasa mayor al 20% de infección, por lo que el líder comenzó una campaña para obtener más educación, tratamientos, medicamentos, e investigación. Esta campaña llevaba por nombre “46664”, el cual era su número de prisionero cuando se encontraba en la cárcel.

El líder sudafricano comparaba este desafío con la lucha del Apartheid por la urgencia que ésta requería, y planteaba que la única manera de combatir el SIDA era hablando con claridad. Fue por esto que en 2005 anunció de manera pública que su hijo, Makgatho Mandela, había muerto de por causa de esta enfermedad a los 54 años.

Nelson Mandela falleció el 5 de diciembre de 2013 a los 95 años. Una infección respiratoria daría fin a su vida, la cual desarrolló siempre en busca de la paz, la libertad, y una vida digna para todos.