13C estrena serie documental sobre mujeres artistas, radicales y feministas

Me gusta esta nota

Después de más de un año de rodaje, se estrena este viernes 10 de julio a las 23:00 horas la serie documental "Mujeres artistas chilenas" por el 13C.

Klaudia Kemper dirige la serie de cuatro capítulos que incluye a las artistas visuales Nancy Gewölb, Julia San Martín, Eli Neira, Janet Toro, Bruna Truffa, Eugenia Vargas-Pereira, Ingrid Wildi Merino y Ximena Zomosa. El trabajo audiovisual indaga y profundiza en la trayectoria y obra de estas ocho artistas que han contribuido prolíficamente a la escena del arte, desde una práctica sistemática, vigente y crítica.

Según Kemper, “se trata (la serie) de artistas mujeres que han desarrollado un trabajo artístico potente y sostenido en el tiempo, desde los setenta en adelante y que al mismo tiempo no han contado con la visualización adecuada debido a su discurso radical.” La directora asigna particular relevancia al hecho de que el proyecto haya sido ideado, gestionado y realizado por mujeres con una postura de género.

Con una visión mayoritariamente multidisciplinaria, el grupo de artistas trabaja y se desplaza por las prácticas del performance, la fotografía, la pintura, la escritura, la instalación y el video; proponiendo un valor significativo y crítico, en el uso de medios y materialidad. 

 

 

Revisa más detalles de las artistas visuales aquí. 

NANCY GEWÖLB (Santiago, Chile, 1939) 

Su trayectoria vincula la práctica del performance, la instalación, el grabado y el trabajo académico. En los  ́70, mientras es estudiante de arte, realiza una serie de vulvas gigantes que pinta de rojo, lo que anticipa su interés en el tema del cuerpo femenino. Posteriormente, la experiencia del golpe de Estado en Chile, va a generar un cambio de dirección, la que constantemente va a instalar, deconstruir y descomponer, el lugar del cuerpo, el de la memoria y la política, y la propia obra, que se desestructura, reescribe o desaparece. 

JULIA SAN MARTIN (Chillán, Chile, 1963) 

Su trabajo se desarrolla en el medio del vídeo, pintura, fotografía e instalación; en procesos que pueden involucrar el cruce y la intervención de técnicas y medios. Radicada hace 15 años en la ciudad de Nueva York, las temáticas que  aborda nacen de la pulsión diaria y la contingencia política, de la desigualdad social, racial y de género. De fuerte carácter intuitivo y político, su trabajo desregula las perspectivas tradicionales, descentrando en muchas de sus obras, la figura androcéntrica por nuevas voces, formas y trazados sensibles. 

ELI NEIRA (Santiago de Chile 1973)

Periodista de formación entra al arte en 2002 por medio del performance, la  poesía y el activismo. Al inicio explora una estética que critica la normatividad,  la dictadura militar, y los poderes fácticos. En 2003 crea Abyecta, un retrato de  mujer insaciable y exuberante, contrario a las convenciones. Preocupada  últimamente por los problemas medioambientales, Neira desplaza las estéticas  y poéticas posibles del arte, encargándose de limpiezas literales y activistas,  con capas metafóricas relacionadas a la historia y el poder. 

JANET TORO (Osorno, Chile, 1963) 

Se instala en los  ́80 en Santiago, e integra en plena dictadura la Agrupación  de Plásticos Jóvenes, con quienes realiza intervenciones callejeras. A partir de  aquello su arte se desenvuelve en la reflexión del cuerpo, el género, la crítica  social y la reflexión existencial. Luego se instala en Alemania por 14 años donde  continúa su desarrollo artístico incorporando materialidades recicladas,  derivadas de una estética cotidiana. Últimamente ha indagado en la memoria  arquitectónica y la exclusión en la ciudad de Santiago, interviniendo el espacio  junto a colectivos comunitarios. 

BRUNA TRUFFA (Arica, Chile, 1963) 

Incursiona en el arte en los 80 desde lo pictórico, siendo Arica fuente de gran  influencia. Crea junto a Rodrigo Cabezas y Sebastián Leyton, el colectivo  Cabezas+Truffa+Leyton (1986-1998), desarrollando un lenguaje contra la  cultura del consumo. Truffa desplaza a través de la figuración nuevas líneas de  tiempo en el paisaje chileno, que apelan al género y la identidad. Su muestra Territorio Doméstico, en Galería Animal (2016), se centra en lo “femenino y la casa”, como conceptos de domesticación. Hoy trabaja el tema de las mujeres inmigrantes y el territorio de la naturaleza como entidades y sujetos  pertenecientes a realidades económicas extractivistas; crudas y a la vez  utópi

EUGENIA VARGAS PEREIRA (Chillán, Chile, 1949) 

En los 60 emigra a EEUU donde se involucra con los movimientos feministas,  que influenciarán su producción artística. Su obra conjuga el performance, el  fotoperformance, la instalación y el video, centrándose en temas de género, naturaleza y cultura mediatizada. En la muestra Aguas, en la University Art Museum de California en 1991, introduce una mirada crítica acerca del papel de la química fotográfica en la cadena del consumo y contaminación, refiriéndose al río Lerma en ciudad de México. En 2017, participa en la muestra Mujeres 

Radicales: arte latinoamericano 1960-1985 en Hammer Museum, Los Ángeles y  en la Pinacoteca de São Paulo, Brasil (2017-2018). 

INGRID WILDI (Santiago, Chile, 1963) 

Emigra a los 18 años a Suiza, experiencia que marca su trabajo artístico,  curatorial y catedrático, que se configura a través de una línea de pensamiento  poscolonial y decolonial, indagando en la experiencia cotidiana de la  inmigración, la memoria, la identidad y dislocación. Su trabajo artístico se despliega a través del video, la fotografía, el sonido y la instalación mix-media. 

En 2005 es invitada a participar con la obra Portrait Oblique en el pabellón  suizo de la 51° Bienal de Venecia. En un formato de entrevista “como práctica  estética”, el video desarrolla un lenguaje y tiempo subjetivo, que da cuenta de  los condicionamientos institucionalizados de exclusión. Desde 2016 reside en Santiago de Chile. 

XIMENA ZOMOSA (Santiago de Chile 1966) 

Se desempeña como artista visual, curadora y gestora cultural. Sus primeros  trabajos con materiales extraídos de la cotidianidad, cuestionan lo que está  fuera o dentro del arte; de este modo, pelo, clavos, telas o dulces comestibles,  serán elementos característicos de sus monumentales instalaciones. Los que darán forma a lo doméstico, como un espacio simbólico de la extrañeza, lo  ominoso o desmesurado, en contraste con el recurso económico de lo minimal. 

Uno de los proyectos más característicos de los últimos años de Zomosa, se  vincula a la creación de delantales gigantes y la reflexión sobre los roles de género, así como las micro/macro economías del trabajo femenino.