Un millón para el mejor

Javier Miranda como conductor  recibía a 8 participantes por capítulo respondían preguntas que van siendo evaluadas por un jurado. El jugador con mejor puntaje obtenía un millón de pesos. Una de las situaciones que marcó este programa fue que Alfonso Steffens, miembro del jurado, les facilitaba las preguntas a los concursantes a cambio de dinero. Luego de este hecho el programa terminó. El director fue Gonzalo Beltrán.