La tristeza de Van Lamoen en Londres

Mar, 31/07/2012 - 11:11

Una dolorosa derrota sufrió esta mañana la arquera Denisse Van Lamoen en los Juegos de la XXX Olimpíada Londres 2012, tras ser eliminada en primera ronda del cuadro de 64 por la georgiana Kristine Esebua por un durísimo 6-0.

Esta derrota, cerró el paso a la chilena para defender su sitial orbital en su calidad de campeona mundial 2011. Un match que registró tres sets de 0-2 en contra de la chilena (22-26-25 para Van Lamoen; y 28-28-26 para su rival) y que comenzó con un lapidario 6 en el blanco para la arquera criolla, marcó la tendencia de lo que vendría en los minutos siguientes, en momentos en que el público presente en el Lord´s Cricket Ground guardaba silencio en espera de la reacción de la campeona mundial, considerada una de la favoritas para pelear el cetro olímpico. Pero ello no ocurrió y en un abrir y cerrar de ojos la esperanza criolla se desvaneció a la velocidad de una flecha.

Resulta imposible no establecer un paralelo estadístico: el año pasado, en el Mundial, la chilena Denisse Van Lamoen logró el título global en el marco de un certamen que congregó a nada menos que 148 arqueras de todo el mundo, incluidas las figuras mundiales como la coreana Ki Bo Bae, como la china Yuting Fang, o como la india Deepika Kumara, presentes también ahora en Londres. Estaban entonces las grandes estrellas del mundo de la arquería.

Y pese a ello, la chilena logró brillar con el oro. Había terminado la etapa clasificatoria en el primer 25 por ciento de las clasificadas, en el lugar 36ª, y como eran 148 deportistas, en primera ronda de la eliminatoria le tocaría con una rival accesible: la 77ª clasificada la española Helena Fernández, ante quien se impondría por un marcador estrecho de 6-5, pero concretando un triunfo que sellaría la suerte de la chilena hacia delante. Porque haciendo del factor sorpresa su gran aliado y considerando que las asiáticas, con excepción de Yuting Fang quien se colgaría el bronce finalmente, se irían eliminadas en los 16 de final o antes, la chilena iría dando cuenta una a una a sus contrincantes, primero la sembrada 84; luego la rival más difícil de su cuadro, la arquera de China Taipei Yan Le Chieh; luego la 20 sembrada la estadounidense Khatuna Lorig; luego la 12 clasificada, la georgiana Khatuna Narimanidze; después a la francesas Berengere Schuh, 16 sembrada, y finalmente a la georgiana Kristine Esebua por 6-2, la 39 clasificada en la etapa inicial, para alzar esa histórica copa para Chile.

¿Por qué el panorama cambió tanto para la chilena a apenas un año del aquel oro histórico?

Es que el panorama olímpico en Londres fue distinto: eran sólo 64 arqueras, entre las cuales Van Lamoen quedó 31 en la etapa clasificatoria. Se podría pensar que si en el Mundial había terminado 36 en ese fase clasificatoria, y ahora en Londres había terminado 31, el cuadro se le iba a presentar auspicioso nuevamente, pues parecía un nivel de clasificación similar: pero no era así, porque ser 36 entre 148 es muy diferente, muy superior, a ser 31 entre 64. Y esta clasificación terminó siendo fundamental porque implica el orden en que se entrara al cuadro eliminatorio y el nivel de la rival que se enfrenta en primera ronda de las eliminaciones. Y a la chilena le tocó con la 34 clasificada, la georgiana Esebua, quien se alzaba como una contrincante de similar nivel que la chilena en términos del puesto en que ambas habían ingresado a esta eliminación olímpica.

Sin embargo, ya quedaba clara una gran diferencia entre el Mundial y estos Juegos Olímpicos: la rival que entonces había enfrentado en la final, ahora le tocaba en primera ronda, lo que habla de la mayor dificultad que tendría que afrontar Van Lamoen en estos Juegos, dada su discreta clasificación en el cuadro.

En este contexto, el resultado de hoy encuentra puntos de análisis.

Pero más allá de ello, el sentir de Denisse Van Lamoen a la salida de la cancha fue muy claro: “Este no es un fracaso, sino una derrota. Al menos como yo lo defino es así: para mí un fracaso es como lo que me ocurrió en la Copa del Mundo en Turquía, cuando tenía para dar más de mí y no lo di, no di la pelea. Pero ahora fue distinto, hoy sentí que puede dar lo mejor de mí, no me arratoné, no sentí miedo, di todo lo que tenía, pero me derrotaron. No hubo nada que me faltara, lo tuve todo, dependía de mí y simplemente no pude, no fui capaz’’.

¡No olvides! Dale Me Gusta a nuestra fan page www.facebook.com/deportes13 y síguenos en Twitter en @deportes13cl ¡Te entregamos la mejor información deportiva!