Laguna Verde: un desconocido paseo cerca de Pucón

Me gusta esta nota

Hace un par de semanas estuve en Caburgua, ubicado a 28 kilómetros de Pucón (Región de la Araucanía). Llevo varios años veraneando en el mismo lugar y me encanta pasear por sus alrededores. Incluso me arriesgo a decir que he visitado la mayoría de los atractivos de la zona, como los Ojos del Caburgua, el Parque Nacional Huerquehue y El Cañi. Pero este año, durante un día nublado de esos que estás indeciso entre quedarte junto a la chimenea u optar por salir y disfrutar del entorno, decidimos hacer un paseo hacia un lugar desconocido para nosotros: Laguna Verde.  

por Florencia Sánchez

A través de la aplicación SUDA, que a gracias a su geolocalización te recomienda lugares para conocer según la actividad que estés buscando (trekking, mountain bike, actividades en el agua, etc), encontramos este nuevo y hermoso destino. Pienso que es aún más entretenido cuando conoces un lugar sin tener referencia alguna y con Laguna Verde fue exactamente así, de hecho nunca antes había escuchado comentarios sobre este rincón de la Araucanía y llevo más de 10 años visitándolo.

¿Cómo llegar? En el pueblo mismo de Caburgua hay una calle a mano derecha (hacia el cerro) donde se encuentra un cartel que indica la senda hacia la laguna. Luego caminas recto y comienzas a subir el Cerro El Amargo hasta su cima, donde descansa la Laguna Verde.

En nuestro caso, anduvimos alrededor de 3 horas por un camino de tierra curvo, pero sin tanta inclinación, con un precioso entorno envuelto por árboles nativos como raulíes, peumos y arrayanes (ojo, también se puede subir en auto). El tiempo pasó rápido por el sonido de los pájaros y, lo mejor de todo, es que nos topamos con sólo una familia en todo el paseo, a diferencia de los otros lugares turísticos en la zona.

Al llegar a la cima nos encontramos con las aguas verdes de esta pequeña laguna, la cual rodeamos caminando. Gracias a eso pudimos ver los distintos tonos de sus aguas, los cuales iban cambiando dependiendo de donde se le miraba. Según lo que nos comentaron vecinos del cerro, se dice que la laguna es el ojo de un volcán dormido que existió hace muchos años atrás.

Es un lugar muy especial. El silencio, el abrazo de los árboles y la variedad de colores entregan esa sensación única de paz y relajo que da el sur de Chile. Un recuerdo que te lleva de regreso a tus vacaciones durante los más duros días de rutina.